EL  PRINCIPITO

Saint Exupery Antoine

Enlace de descarga 1 (pdf) 

Enlace de  descarga 2 (pdf)


 Enlace de descarga 3 (doc)




Comentario


El Principito es un clásico de la literatura infantil, pero llega al corazón tanto de niños como de adultos que se conmueven con su lectura. En este extraordinario relato, Antoine De Saint-Exupery narra la historia del Principito, el cual a traves de un lenguaje sencillo y de vivenicas propias, deja enseñanzas de vida que ayudaran a la comprension y valoracion, tanto de las cosas simples como de las complejas

Pido perdón a los niños por haber dedicado este libro a una persona grande. Tengo una excusa: esta persona grande es el mejor amigo que tengo en el mundo. Tengo otra excusa: esta persona grande puede comprender todo, hasta los libros para niños. Tengo una tercera excusa: esta persona grande vive en Francia donde tiene hambre y frío. Tiene verdadera necesidad de consuelo. A León Werth, cuando era niño.









Introducción Infancia y ciudad son dos realidades centrales, siempre presentes en el trabajo de nuestro grupo. De la difícil relación entre ambas nos ocupamos de nuevo en este V Encuentro de La Ciudad de los Niños. 

Han pasado diez años desde el I Encuentro y parece que no avanzamos demasiado en nuestro objetivo de que la relación entre los más pequeños y la ciudad sea más amigable. A pesar de ello seguimos trabajando para que la realidad urbana sea más permeable hacia las necesidades de la infancia y, con ello, podamos conseguir una realidad ciudadana más plena para todos. Igualmente es bueno reconocer que se van adoptando, por parte de muchos ayuntamientos, iniciativas que benefician la presencia activa de los niños en la calle y favorecen su participación en la gestión de los problemas que afectan a ambas partes. 

Una vez más nos reunimos en La Casa Encendida, siempre tan generosa con nuestras iniciativas.

 Queremos compartir pensamientos, inquietudes y experiencias con todas las personas e instituciones preocupadas por estos temas. Escuchamos a mayores y pequeños. Todos ponen entusiasmo y calor en sus mensajes. En unos casos nos informan de lo que les gustaría hacer; en otros, de lo que ya se está haciendo; y los más pequeños, de lo que deberíamos cambiar contando con ellos.

 Con estos encuentros, además de aumentar nuestros conocimientos, pretendemos generar proximidad entre profesionales y responsables de experiencias similares o complementarias. Queremos facilitar la construcción y afianzamiento de lazos de amistad y cariño entre quienes compartimos la preocupación y la ocupación para que los niños y las niñas puedan participar más y mejor en las decisiones urbanas y ciudadanas que les afectan.

 En esta ocasión, recogemos en el libro las ponencias, mesas redondas y coloquios, como en los encuentros anteriores; pero añadimos una parte nueva, datos sobre la evaluación y los diarios de algunos de los asistentes que nos presentan otra manera de ver y percibir lo que ha sido el Encuentro. 

La Infancia y la Ciudad: una relación difícil Hay personas e instituciones que nos vienen acompañando desde los primeros encuentros y debemos agradecerles su fidelidad y apoyo, es el caso de la Oficina del Defensor del Menor y de La Casa Encendida. Otros se han incorporado en esta ocasión: los ayuntamientos de Madrid y de Rivas Vaciamadrid, a los que igualmente agradecemos que nos hayan ayudado a que el V Encuentro sea posible.

 Para un evento de estas característica se necesitan medios económicos y materiales; pero es más importante la implicación y la ayuda de las personas. Son muchas las que han colaborado de diferentes formas y con distinta intensidad, pero es imprescindible dejar constancia en este libro de la labor llevada a cabo por el grupo de trabajo La Ciudad de los Niños, de Acción Educativa. Como en ocasiones anteriores hemos preparado con dedicación y cariño todo lo que supone una actividad como ésta. No solamente su preparación, el contacto previo con quienes tienen que intervenir, la organización de materiales, etc.; sino, y sobre todo, procurar que los tres días que dura el Encuentro salga todo bien: que las personas que asisten se sientan a gusto, bien acogidas; favorecer la buena relación entre todos, etc. No pueden ser nombradas todas las personas que lo han hecho posible; mencionaremos sólo a los componentes fijos del grupo de trabajo: Isabel Andrés, Jesús Martínez Burgos, Ramón Lara, Fidel Revilla, Gabriel Rosa, Consuelo Uceda y Rosa Valdivia. 

Nos sentimos obligados especialmente con los niños y niñas de Galapagar, Rivas-Vaciamadrid y Tarancón, que nos enseñaron el camino a seguir con la originalidad, frescura, realismo y autenticidad de sus aportaciones. Nuestro reconocimiento también para los ponentes y todos los asistentes que, con su participación y actitud positiva, han facilitado nuestra tarea. Esperamos que en este libro encuentren reflejadas fielmente sus aportaciones y que para todos sea una herramienta más de trabajo. Muchas gracias y hasta el próximo Encuentro. Madrid, octubre de 2008 Grupo de trabajo “La Ciudad de los Niños” – Acción Educativa

HISTORIA DE UN ALMA
 Teresa de Lisieux

Enlace de descarga (pdf) 

Adaptacion del libro (pdf)

Teresa de Lisieux recoge en esta obra sus escritos y su vida. De esta santa no puede medirse el grado de su santidad, pero puede comprobarse que se ha hecho popular y es estudiada e incluso admirada por grandes teólogos. Teresa propone una alta santidad, pues no hay «santidad grande y santidad pequeña» como se ha dicho a veces; la que se vive en la sencillez es la «que me parece la más verdadera, la más santa, la que yo deseo para mí», escribió. La autora no parte de teorías o exposiciones abstractas, sino que arranca de su propia experiencia. Los escritos principales de la santa pueden resultar de gran utilidad a muchos creyentes, a quienes buscan un Dios comprensivo con nuestra debilidad y miseria, a quienes desean una orientación para llevar en la práctica una vida de entrega generosa según las exigencias del evangelio.


"Grandes relatos del encuentro con Dios" 


Enlace de descarga (PDF)



Colección de las páginas más famosas de los "encuentros" personales con el Dios que nos ama, cambia nuestra vida y nos capacita para una misión nueva. Del jardín donde se escucha la canción "Tolle et lege", a la catedral de Notre Dame; del camino junto al río Cardoner, al arruinado San Damián; del exilio en París,a la lectura de la Vida de Teresa de Jesús por parte de una judía inquieta... Encuentros que no nos dejan indiferentes, porque son el memorial del paso de Él por nuestras vidas.


Selección: Enrique Aguilera

SUMARIO

  • La conversión de San Agustín 
  • San Ignacio de Loyola. La iluminación del Cardoner 
  • El “Memorial” de Pascal 
  • El “hecho extraordinario” de García Morente 
  • San Francisco de Asís ante la cruz de San Damián 
  • Santa Teresa de Jesús ante el rostro de Cristo 
  • “Esta es la verdad”. Edith Stein del judaísmo al cristianismo 
  • La conversión de Tatiana Goritcheva 
  • “Bajo la mano de Dios”. Paul Claudel 
  • La conversión eclesial de John Henry Newman

El crepúsculo del deber
La ética indolora de los nuevos tiempos democráticos


Gilles Lipovetsky

Enlace de descarga 1 (pdf) 

Enlace de descarga 2 (pdf) 

Enlace de descarga 3 (epub) 


Bioética, caridad mediática, acciones humanitarias, salvaguarda del medio ambiente, moralización de los negocios, de la política y de los media, debates sobre el aborto y el acoso sexual, cruzadas contra la droga y el tabaco: la revitalización de los «valores» y el espíritu de responsabilidad se esgrimen por doquier como el imperativo prioritario de la época. Hasta hace poco, nuestras sociedades vibraban con la idea de liberación individual y colectiva, hoy proclaman que la única utopía posible es la moral. Pero no por eso hay un «retorno de la moral». La era del deber rigorista y categórico se ha eclipsado en beneficio de una cultura inédita que prefiere las normas del bienestar a las obligaciones supremas del ideal, que metamorfosea la acción moral en show recreativo y en comunicación de empresa, que alienta los derechos subjetivos, pero reniega del deber desgarrador. La etiqueta ética aparece en todas partes; la exigencia de sacrificio, en ninguna.

Nos hallamos envueltos en el ciclo posmoderno de las democracias que repudian la retórica del deber austero e integral y consagran los derechos individuales a la autonomía, al deseo, a la felicidad. Frente a las amenazas del neomoralismo, así como del cinismo de corto alcance, conviene rehabilitar la inteligencia como ética que se muestra menos preocupada por las intenciones puras que por los resultados benéficos para el hombre, que no exige el heroísmo del desinterés, sino el espíritu de responsabilidad y la búsqueda de compromisos razonables. «Una buena razón para leerlo es el placer que procuran una escritura siempre nítida y un pensamiento jamás perentorio...
 

El imperio de lo efímero
La moda y su destino en las sociedades modernas

Gilles Lipovetsky








Enlace de descarga 1 (pdf)

Enlace de descarga 2 (epub)

Enlace de descarga 3 (pdf)


La moda cambia, pero sus explicaciones siguen siendo las mismas. Un problema aparentemente fútil, y sin embargo de una infinita complejidad,que se inserta en el centro mismo de la modernidad occidental. El objetivo primero de este libro es el de reinterpretar este problema en su totalidad. ¿Cómo entender la aparición de la moda en Occidente a finales de la Edad Media? ¿Cómo explicar la versatilidad de la elegancia, algo que no había sucedido en ninguna otra civilización?. Tales son las preguntas a las que responde la primera parte del libro. Pero, hoy en día, la moda no es sólo un lujo estético y periférico de la vida colectiva, sino que se ha convertido en un elemento central de un preceso social que gobierna la producción y consumo de objetos, la publicidad, la cultura, los medios de comunicación, los camibos ideológicos y sociales. Hemos entrado en una segunda fase de la vida secular de las democracias, organizadas cada vez más por la seducción, lo efímero, la diferenciación marginal; la segunda parte del libro analiza la progresión de esta forma-moda y su repercusión respecto a la vitalidad de las democracias y a la autonomía de los individuos.





EL PROBLEMA DE DOLOR. 
C.S. LEWIS

Descripción:

El dolor es un misterio universal e inevitable que sobrecoge y desconcierta al ser humano. Con frecuencia se proponen fórmulas más o menos anestésicas -resignación pasiva, escapismo, anulación de la voluntad-, pero que en ningún caso resuelven las preguntas que todo hombre se hace: ¿Qué sentido tiene el sufrimiento? ¿Cómo se armoniza la realidad dolorosa con la bondad divina?
Lewis se sumerge en El problema del dolor para extraer esperanza con las armas que le han ganado el aprecio de sus lectores: estilo directo, sentido práctico y el poder de convicción de los hechos.Ç
Este libro trata del problema del dolor enfocado desde un punto de vista cristiano: cómo puede entenderse. Los capítulos tratan de la omnipotencia y la bondad divina, la maldad humana, la caída del hombre, el dolor humano, el dolor animal, el infierno y el cielo.





PREFACIO

Cuando el señor Ashley Sampson me sugirió que escribiera este libro, pedí que se me permitiera hacerlo en forma anónima; pues, si decía lo que realmente pensaba acerca del dolor, me vería obligado a hacer afirmaciones que suponen tal fortaleza, que resultarían ridículas si se supiera de quién provenían. Mi petición fue rechazada porque el anonimato sería incongruente con esta serie de libros. Sin embargo, el señor Sampson me señaló que podía escribir un prólogo explicando que, en la práctica, yo no era capaz de vivir de acuerdo a mis principios; y así, ahora me encuentro abocado a esta empresa fascinante. Debo confesar de inmediato, usando las palabras de Walter Hilton, que a lo largo de estas páginas "estoy tan lejos de sentir realmente lo que digo, que no me queda más que ansiar lo fervientemente y clamar por misericordia" (1). Sin embargo, y precisamente por eso, hay algo que no se me puede reprochar; nadie puede decir, "¡Se burla de las llagas el que nunca recibió una herida!" (2), ya que jamás, ni por un instante, me he encontrado en un estado de ánimo en que, el solo imaginarme un sufrimiento serio, me pareciera algo menos que intolerable. Si existe un hombre que esté a salvo del peligro de menospreciar a este adversario... ese hombre soy yo. Debo agregar, también, que la única finalidad de este libroes resolver el problema intelectual que surge ante el sufrimiento. Jamás he caído en la insensatez de considerarme calificado para la tarea superior de educar en fortaleza y paciencia, ni tengo nada que ofrecer a mis lectores, aparte del convencimiento de que —al vernos enfrentados al dolor— un poco de valentía ayuda más que mucho conocimiento; un poco de comprensión, más que mucha valentía, y el más leve indicio del amor de Dios, más que todo lo demás.

Si un teólogo lee estas páginas, se dará cuenta con facilidad que son obra de un laico y de un aficionado. A excepción de los dos últimos capítulos, en que hay partes claramente especulativas, he creído repetir doctrinas antiguas y ortodoxas. Si alguna parte del libro es original", entendiéndose por esto último algo nuevo o no ortodoxo, lo es contra mi voluntad y producto de mi ignorancia. Escribo, por supuesto, como laico de la Iglesia de Inglaterra; sin embargo, he intentado expresar sólo aquello que sea aceptado por todos los cristianos bautizados y en comunión con su fe.

Como éste no es un trabajo erudito, no me he preocupado mayormente de remitir las ideas o citas a sus fuentes originales, de no ser éstas fácilmente recuperables. Cualquier teólogo podrá notar con facilidad qué y cuan poco he leído

C. S. LEWIS
Magdalen College, Oxford, 1940


1. WALTER HILTON. Scala Perfectionis.
2. Nota trad. WILLIAM SHAKESPEARE. Romeo y Julieta, II, 2



El retrato de Marta Robin

JEAN GUITTON







Jean Guitton

Jean Guitton nació el 18 de agosto de 1901 en Saint Etienne (Loira). Agregado de Filosofía, doctor en letras.

  • 1924-1935: Profesor en los Liceos de Troyes y Moulins.
  • 1935-1937: Profesor en el Liceo de Parc en Lyon.
  • 1937-1946: Profesor en la Facultad de Montpellier.
  • 1948-1954: Profesor en la Facultad de Dijon.
  • 1955-1968: Profesor de la Historia de la Filosofía y de Filosofía en la Facultad de Letras de París.
  • 1961: Es elegido para la Academia Francesa, en el sillón de Leon Berard.
  • 1962: Es el único laico católico autorizado por el Sumo Pontífice, presente en el Concilio Vaticano II.
  • Jean Guitton es pintor. Ha hecho exposiciones en Roma, Bruselas, París, Sofía y Madrid.
  • Es autor de “Diálogos con Mons. Pouget”, “Lo que yo creo”, “La Iglesia y el Evangelio”, “Jesús”, editadas en Grasset además de otras obras y en otras editoriales.
  • Muere el día 21 de marzo de 1999 en París


P R E F A C I O

¿Quién era esa desconocida mujer cuyo retrato hago?

Una campesina francesa que recibía en su casa; que durante treinta años no tomó ningún alimento, ninguna bebida; que estaba estigmatizada, sufriendo cada viernes los dolores de la Pasión; que fundó sobre la tierra sesenta "foyers de charité” (hogares de caridad), que fue sin duda el ser más extraordinario, el más desconcertante de nuestra época; que en el siglo de la televisión, salvo el día de su muerte, permaneció desconocida del público, amortajada en un profundo silencio.

¿Y cómo es que al fin de mi vida me he sentido tentado a escribir tal retrato?

A mi pesar, como voy a relatar, fui empujado hasta su oscura habitación. Fui introducido por uno de los espíritus más negadores de este tiempo, el médico de Anatole France, el discípulo de Loisy, el director de una colección anticristiana. Desde mi primer encuentro con Marta Robin comprendí que ella sería ya siempre para mí una hermana de la caridad, como lo fue para millares de visitantes. Y tuve el presentimiento de que algún día me vería obligado, impelido por su genio, a darla a conocer al mundo.

Me hacía pensar en Catalina Emmerich. Son conocidos los escritos compuestos bajo su influjo por Clemente Brentano, el amigo de Goethe, quien había preferido la habitación de Catalina a la corte de Weimar, y que permaneció durante seis años como su secretario, dando forma a sus visiones, especialmente a las que tenían por objeto la Pasión. Marta también tuvo visiones de la Pasión. Por modestia jamás me habló de esto, salvo para comentarme que ella había "conocido esto y que lo había superado". Lo que más me sorprendió de Marta Robin fue la distancia que tomaba en relación con estos estados extraordinarios en que estaba inmersa. Sobrepasando los accidentes iba a la esencia, eso que ella llamaba "lo interior".

También yo podría rubricar aquello que escribió sobre Catalina Emmerich el amigo de Goethe: Lo que dice es breve, pero sencillo, lleno de profundidad, de calor y de vida. Yo comprendía todo. Ella era la flor del campo, el pájaro del bosque. A veces dichosa, amorosa, digna, maravillosa; a veces rústica, ingenua, jovial; siempre enferma, agonizante; no obstante delicada y fresca, casta, sufrida, sincera y, con todo, muy campesina. Estar sentado a su lado era ocupar la sede más bella del mundo".

Los que en el futuro escriban sobre Marta Robin no dejarán de dar a conocer abundantemente los aspectos inverosímiles de su existencia. Sin menospreciar el aspecto "paranormal" de su vida, me propongo aplicar el método prudente que siempre ha guiado mis estudios y que aconseja limitar el elogio y no deducir de un texto, de una expresión, de una admiración más que un mínimum de su contenido. Recurriré con poca frecuencia al testimonio de otros. Intento dar mi propio testimonio. Este está limitado en el tiempo: no he pasado con Marta Robin más de cuarenta horas en veinticinco años. Como en mí la memoria no se separa del pensamiento, he mezclado mis reflexiones con el relato. Este libro del final de mi vida es el último fragmento de ese "Diario", raramente interrumpido, que mantengo desde mis dieciséis años, que es el manantial de mis otras obras y como su ceniza, su "poso".

Diré por fin que este libro pertenece a ese género literario que imita a la pintura, donde existe una acción recíproca entre el artista y su modelo. Jean Paulhan, cuando decidí escribir “Retratos", me citaba esta frase de Schneider: “Veo el punto donde la esencia y el destino del hombre coinciden: ésta es la norma del arte del retrato".

Yo había escrito antes de la última guerra un "retrato" de Mons. Pouget, mi maestro. He aquí el "Retrato de Marta Robin''. Cuarenta años los separan. Pero en mi espíritu estos dos retratos de estos seres "incomparables" se complementan y se corresponden. Si estos dos retratos se parecen, esto se debe a su origen: la obligación que se siente de dar testimonio de un ser excepcional si se le conoció en vida y que permanece desconocido o menospreciado.

Los dos retratos difieren por su extensión. Cuando era joven mi trabajo consistía en desarrollar ideas o recuerdos; acrecerlos, como hace la naturaleza en primavera. Tal es el método del profesor en clase. En el otoño de mi vida es preferible, me parece, hacer la tarea inversa: cortar los tallos inútiles, limpiar para que quede lo esencial: la guía, lo único que trepa.

Nadie sabrá jamás lo que he tenido que podar omitir, destruir. Este libro es semejante a un árbol en invierno, cargado de omisiones, sacrificios y silencios.

18 de agosto de 1985













PINCHA AQUI PARA DESCARGAR LIBRO


Marguérite Barankitse contra el odio
i

La burundesa que ha hecho de la integración entre hutus y tutsis una auténtica cruzada contra el odio. Vino a Madrid a recoger el Premio Mundo Negro a la Fraternidad 2008. Lo que sigue a continuación es transcripción de sus palabras, un testimonio vivo y excepcional que no tiene desperdicio
    Introducción 

Cuando empecé este trabajo, mis hermanos tutsis me trataron como una traidora. Los hutus, mis hermanos en el bautismo, creyeron que era una espía

No vengo a contaros la miseria de África. Pido a mis hermanos africanos que dejen de presentarse como eternas víctimas. Todos somos creados por el amor de Dios, somos hermanos, príncipes y princesas. Somos hijos de Dios, ciudadanos del mundo, del paraíso. Debemos irradiar la gloria de Dios. Me enfado cada vez que veo a mis hermanos con cara triste porque pierden su vocación.

Si yo no fuera cristiana, me habría suicidado. Conocéis lo que pasó en Burundi. Cuando yo tenía seis el país sufrió una guerra fratricida; mataron al príncipe, en 1961, al primer ministro, en 1965, los tutsis mataron a sus hermanos hutus en 1972, en 1988 volvieron a matar, en 1993 se mataron mutuamente, fue una crisis que no tiene nombre.

Soy tutsi, en mi familia he perdido a 62 personas, entre tíos, tías, primos y primas. Sin embargo, nunca he querido ver en mi hermano hutu a un criminal. Porque el bautismo que he recibido me ha convertido en hija de Dios y hermana de todo el mundo. Lo que hago es por estar convencida de que pertenezco a una familia grande y muy noble. Pero mi familia biológica no lo entendió.

Cuando perdí a los 62 familiares, quise crear una nueva generación. Intenté huir, en el camino protegí a los hutus con los que me encontraba y que estaban en peligro. Los escondí en el obispado, pero mis hermanos de sangre vinieron para asesinarlos. Me ataron y los mataron a todos delante de mí. Asesinaron a 72 personas ante mis ojos. Ante esto, me pregunté si tenía que suicidarme. Había perdido a mi familia biológica (los hutus habían asesinado a mi familia tutsi) y los tutsis mataron a mis hermanos hutus en el bautismo.

Rechazo social

El 24 de octubre de 1994 fui a la capilla y dije al Señor: “Tú no eres el Dios amor”. Mientras lloraba, oí la voz de los siete niños que había adoptado, que me dijo: “Sí que es un Dios amor. Estamos aquí todos salvados milagrosamente”. Estaban en la sacristía. Ese día comprendí la alegría de la fe que no engaña. Eran cuatro niños hutus y tres tutsis que yo había adoptado, pero no tenía dónde meterlos. Los hutus no querían saber nada de mí y los tutsis rechazaron a mis niños hutus. Huimos porque éramos rechazados por la sociedad burundesa.

Sola con esos niños, sin dinero, sin casa, me dirigí al obispo. Empecé con 25 niños, siete meses después eran 300, dos años más tarde eran 4.000. Una década después es una multitud de niños. Porque la guerra duró demasiado tiempo.

Me dije: “Señor, me has dado estos niños, enséñame a educarlos con amor”. Han crecido, algunos son médicos, políticos... hasta soy abuela de más de 50 nietos. Todo esto es motivo suficiente para no llorar a causa de la guerra. Si cada uno de vosotros se pusiera de pie, seríamos capaces de cambiar la faz de la tierra. Porque si uno cree, es capaz de desplazar el odio y el miedo y puede ser el dueño del mundo.

Un día, un periodista francés llegó a nuestra casa y preguntó a uno de los niños de qué etnia era. El niño lo miró y le dijo: “¿No lo sabes? Somos hutsi-twa-hutu-tutsi-congo-nzungu”. Creo que podemos crear la nueva etnia de los hijos de Dios.

Un día caí en una emboscada que me habían tendido los rebeldes. Rodearon el coche en el que íbamos. Un rebelde me dijo: “Nos insultas todos los días, te vamos a quemar con tus niños”. Entonces, un niño que miraba a los rebeldes a través de la ventanilla preguntó a uno si era padre. El rebelde le contestó que sí. “¿Le gustan los niños?”, volvió a preguntar el menor. “Sí”, contestó el rebelde. “¿Aun así quiere quemar a los niños?”. “Sois como vuestra madre”, dijo incómodo el rebelde, que nos obligó a bajar del coche y después lo quemaron.

Los adultos, sobre todo vosotros los occidentales, queréis controlarlo todo en el mundo y por esto hay guerras. Cuando hay una guerra en África, somos todos los que tenemos que compartir la responsabilidad. ¿Por qué hay guerra en Congo? porque es rico y todo el mundo quiere sus recursos. No hay quien tenga el valor de decir: “¡Parad la masacre!”. Ni siquiera los cristianos.


Guerra política, no étnica En Burundi, ¿por qué sufrimos? Porque es un pequeño país por el que todo el mundo quiere pasar para entrar en Congo. Para justificarse, inventan que hay una guerra étnica en Burundi.

Un día fui a la cárcel, donde voy todos los domingos para visitar a los reclusos.

El que hoy es criminal podrá hacer cosas maravillosas mañana, ya que Dios lo ha salvado. Y la imagen de Dios nunca se nos quita. Esta persona, este criminal, se ha convertido en mi hermano, es un digno padre de familia, un día me dijo: “Tu perdón me ha resucitado y me ha dado también la dignidad”.
Mientras repartía la comida a los presos, oí que me llamaba uno que estaba en una celda de aislamiento. Los funcionarios me dijeron que era la persona que quemó a mis tías. Entonces les dije: “Precisamente a éste es al que quiero ver”. Porque Jesús en la cruz, dijo al buen ladrón “Esta misma tarde estarás conmigo en el paraiso”. ¿ somos capaces de decir lo mismo a las personas que han asesinado a miembros de nuestra familia? Entonces cogí a esta persona y la lavé. Y me preguntó: “Maggy, ¿por qué haces todo esto?”. Le contesté: “Porque creo en el hombre”.

El que hoy es criminal podrá hacer cosas maravillosas mañana, ya que Dios lo ha salvado. Y la imagen de Dios nunca se nos quita. Esta persona, este criminal, se ha convertido en mi hermano, es un digno padre de familia, un día me dijo: “Tu perdón me ha resucitado y me ha dado también la dignidad”.


El amor siempre triunfa 


Un día viajaba a Tanzania cuando me encontré por el camino en mitad de la selva con un joven de 17 años con un arma. Me obligó a detener el coche y pidió que me arrodillara. Entonces le dije: “No, hijo mío, ninguna madre en el mundo se arrodilla delante de su hijo, menos aún cuando tiene un arma”. Y añadí: “Vete a preguntar a la persona que te dio el arma dónde están sus hijos. Están estudiando en el extranjero, quizás en Bruselas, Montreal o en París”. Le miré y ví que estaba llorando. Le dije: “Tira este arma y ven conmigo, te voy a dar una identidad, una dignidad”. Hace diez años que es mi chófer, es padre de familia, está casado y tiene dos hijos.

Recuperemos nuestra identidad de hijos de Dios y triunfará la alegría en todo el mundo. Porque los hay que mueren por exceso de comida mientras otros mueren por falta de alimento. Lo que mata a algunos podría salvar a otros.

Tengo tres mensajes. El primero a los misioneros que habéis dado vuestra vida por África, para anunciar la Buena Nueva del amor. Gracias de todo corazón por haber dado vuestra vida por África. Estoy segura de que dará frutos. No os amarguéis al ver Congo en guerra, Chad, Ruanda, Burundi, Uganda en conflicto. No, Dios que es amor, está allí porque vosotros habéis sembrado el amor.

El segundo mensaje es para vosotros, pueblo español. No reneguéis de vuestra identidad cristiana. Gracias por haber enviado a vuestros hijos para transmitirnos el mensaje de Cristo a África. Sois nuestros hermanos y seremos hijas e hijos orgullosos y dignos de este mensaje que nos habéis transmitido.

El tercer mensaje es para vosotros, mis hermanas y hermanos africanos. África no está perdida. Estad orgullosos de este continente, que acogió a Jesús cuando tuvo que huir a Egipto.  Contamos con vosotros, intelectuales africanos. No olvidéis que este continente espera a los médicos, las enfermeras, los profesores universitarios. Volved hermanos, volved hermanas. África es nuestra madre, y cuando una madre está enferma, necesita el apoyo de sus hijos.




Injusticia social

El conflicto no fue étnico sino de injusticia social. Ahora el problema es político.

Cuando voy a Bruselas, los congoleños me dicen que soy tutsi y yo les contesto inmediatamente: “Alto, no he venido a atacar a vuestro país”. Lo que hay que ver en el otro es a un ser humano y crear entre todos un paraíso en este mundo.

Si en la vida hay Dios, festejamos siempre la resurrección. Yo vivo en medio de sufrimientos terribles, tengo niños sin manos, sin ojos, niños que fueron violados, niños soldados, enfermos de sida. En 1996 mataron a mucha gente y  enterré a 55 personas en una fosa común.

Dije: “No, Señor, no es cierto. Si eres un Dios amor, ¿por qué me castigas?”. Perdí la voz, durante un mes no podía hablar. Me retiré a un convento de carmelitas polacas, donde estuve un mes pidiendo a Dios que me diera mucha fuerza. Así fue como fundé la Casa Shalom, que significa Paz, para decir no al odio fratricida, no a la muerte, y sí a la vida y al amor


Fe y educación 

Algunos niños llegan con muchas heridas y tardan mucho tiempo en confiar en los adultos. La guerra ha destruido todos los valores de compasión.

Es difícil tener esperanza para los jóvenes. Todos ellos se preguntan dónde van a encontrar un trabajo, cómo van a vivir dignamente. Sé que se puede cambiar esta mala situación en otra más digna.  Es demasiado trabajo.


Conversión del corazón 

Sólo se puede dar lo que se tiene. Hay mucha gente que llega a nuestro país y les pregunto a qué han venido. No tienen idea de la dignidad del que vive en la pobreza. Si vamos al país de alguien sin considerarlo nuestro hermano, igual que nosotros, entonces vamos a humillarlo.

Me peleé con una ONG. Cuando hay guerra, vemos a mucha gente huyendo de los combates. Pero algunos tratan a las personas que huyen como ganado, no como seres humanos, pedí a esta ONG que se marchara. Y me preguntaron que quién me había dado el permiso para detener su trabajo. Contesté: “Dios”. Porque estos

Sólo se puede dar lo que se tiene. Hay mucha gente que llega a nuestro país y les pregunto a qué han venido. No tienen idea de la dignidad del que vive en la pobreza. Si vamos al país de alguien sin considerarlo nuestro hermano, igual que nosotros, entonces vamos a humillarlo.
hermanos no podían dormir debajo de las lonas que desprenden muchísimo calor de día y por la noche no protegen del frío. Luego, enferman.

Es la misma pelea que tengo con Unicef.  ¿Sabéis cuál es el sueldo de un funcionario de Unicef en un país en guerra?  La miseria de nuestros hermanos,  se convierte en un negocio.

Cada día es preciso golpearse el pecho y decir al Señor: “Ayúdame y muéstrame lo que hay que hacer, pues no es fácil”. Podríamos hacer un paraíso si nos convirtiéramos todos los días.


Autor: Solidaridad.net-

AMOR INTELIGENTE 
 ENRIQUE ROJAS


Un análisis psicológico profundo que se adentra en el «cuarto de máquinas» de la conducta y se va abriendo paso entre ideas y conceptos, guiado por un principio fundamental: «para estar con alguien es preciso estar primero con uno mismo».

La conquista de la voluntad 
Cómo conseguir lo que te has propuesto 

Enrique Rojas 

ENLACE DE DESCARGA 1 (pdf)

ENLACE DE DESCARGA 2 (pdf)







PROLOGO AL LIBRO

Por fin he podido hacer realidad un viejo sueño: escribir un libro sobre la voluntad; un tema bastante olvidado por la psicología moderna.

Para mí la voluntad es casi tan importante como la inteligencia. Cuando ésta ha adquirido fuerza y vigor, nos ayuda en el empeño de conseguir los ideales de la juventud y, también, los de la madurez; a continuar hacia adelante cuando surgen dificultades y los vientos son contrarios a nuestros deseos.

Marañón, en sus Ensayos liberales, decía que el modo más humano de la conducta juvenil es la inadaptación y a eso se le llama rebeldía. Cuando la voluntad está educada, el hombre de cualquier edad se vuelve joven, lozano y con mucho heroísmo en su comportamiento. Es la aspiración de llegar a ser un hombre superior.

La voluntad es el cauce por donde se afirman los objetivos, los propósitos y las mejores esperanzas, y sus dos ingredientes más importantes para ponerla en marcha son la motivación y la ilusión.

La primera arrastra con su fuerza hacia el porvenir; la segunda es la alegría de llevar los argumentos de la existencia hasta el final.

Entre la motivación y la ilusión radica la razón de proponerse mejorar en cuestiones pequeñas: es decir, hago lo que debo, aunque me cueste, aunque no lo entienda en ese momento.

Debemos aprender a desatender esas voces interiores que nos quieren llevar sólo a lo que nos apetece o nos gusta, o hacia lo que nos pide el cuerpo, alejándonos del trayecto adecuado.

Toda educación de la voluntad tiene un fondo ascético, por eso está estructurada a base de esfuerzos no muy grandes, pero tenaces y pacientes, que se van sumando un día tras otro. No sólo se consigue tener voluntad superando los problemas momentáneos, sino que la clave está en la constancia, en no abandonarse. Primero dar un primer paso y luego otro, y más tarde hacer un esfuerzo suplementario. De ahí surgen y allí es donde se forjan los hombres de una pieza; los que saben saltar por encima del cansancio, la dificultad, la frustración, la desgana y los mil y un avatares que la vida trae consigo.



El que lucha está siempre alegre, porque ha aprendido a dominarse, por eso se mantiene joven. Todo lo que es válido cuesta lograrlo. Pero merece la pena vencer la resistencia y perder el miedo al esfuerzo. Hay que aprender a subir poco a poco, aunque sean unos metros y no nos encontremos en las mejores 


condiciones.


La voluntad recia, consistente y pétrea es la clave del éxito de muchas vidas y uno de los mejores adornos de la personalidad; hace al hombre valioso y lo transporta al mundo donde los sueños
se hacen realidad

ENRIQUE ROJAS

LA ERA DEL VACIO
Gilles Lipovetsky 

Enlace de descarga 1 (pdf) 

Enlace de descarga 2 (pdf) 



Se ha afirmado que estamos en la era posmoderna. Estallido de lo social, disolución de lo político: el individuo es el rey y maneja su existencia a la carta... Este libro ausculta esa mutación esencial e investiga los rasgos significativos de los tiempos actuales, tan alejados de la rebelión y el disentimiento característicos de los años de expansión. Nuevas actitudes: apatía, indiferencia, deserción, el principio de seducción sustituyendo al principio de convicción, generalización de la actitud humorística. Nueva organización de la personalidad: narcisismo, nuevas modalidades de la relación social, marcadas en particular por la reducción de la violencia y la transformación última de sus manifestaciones. Nuevo estado de la cultura: agotamiento y derrumbe de lo que ha significado la vanguardia durante el siglo XX. El autor atribuye el conjunto de estos fenómenos a un mismo factor: el individualismo es el nuevo estado histórico propio de las sociedades democráticas avanzadas, que definiría precisamente la era posmoderna. 


LOS LENGUAJES DEL DESEO
ENRIQUE ROJAS



ENLACE PARA DESCARGAR LIBRO (PDF)





Los lenguajes del deseo - Enrique Rojas


ENRIQUE ROJAS es catedrático de la Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid (Facultad de Psicología, Campus Villanueva) y director del Instituto Español de investigaciones Psiquiátricas.


Pertenece a la generación de médicos humanistas que tanta tradición ha tenido en España y en el resto de Europa. Premio Conde de Cartagena de la Real Academia de Medicina de Madrid por sus trabajos sobre la depresión, y Médico Humanista del Año en España (1995) Su obra ha sido traducida al francés, italiano, ruso, portugués, polaco, alemán, y turco, y se encuentra en preparación la edición en inglés.


Sus trabajos de Investigación se han centrado en tres temas: las depresiones, la ansiedad y los trastornos de la personalidad. En cuanto al ensayo, ha abordado sobre todo tres vertientes: el amor y el desamor, la sexualidad y la voluntad






Indice del Libro


1. ¿SE PUEDE EDUCAR EL DESEO?


El vocabulario del deseo

El deseo es una mirada
El buen gobierno del deseo
Del deseo a la felicidad
Los deseos y la realidad
La educación del deseo

2. DESEAR Y QUERER


La selva del lenguaje

La visión inteligente de la afectividad
El deseo es necesidad y fuerza
Pasado, presente y futuro
El deseo y la esperanza para los grandes autores
La felicidad por el placer y la satisfacción de los deseos
Una posición intermedia para conseguir la felicidad
Educar es apetecer lo necesario

3. LAS CINCO VERTIENTES DE LA AFECTIVIDAD


¿Qué es la afectividad?

Análisis de los sentimientos: la vía regia de la afectividad
Clasificación de los sentimientos
Teoría de las emociones
Evolución de los sentimientos
Las pasiones
Las motivaciones
Las ilusiones

4. EL DESEO SIN AMOR


El impuso animal en el ser humano

La vida sexual
La historia del amor
La sociedad del desafecto
La crisis de la pareja
La educación es la clave

5. EL DESEO EN EL AMOR


Vida pública y privada

La dimensión sexual
Vivencia del placer en la sexualidad
La importancia de los sentidos
El rito en la relación sexual
Comunicación verbal y no verbal
Espontaneidad en lo sentimental
Principales posturas
Frecuencia en las relaciones sexuales
La sexualidad armónica
El romanticismo maduro

6. LOS DESEOS Y SUS TERRITORIOS


Biología de los deseos

Clasificación de los deseos
La cultura como estética del conocimiento
La espiritualidad: la ética de lo mejor
La formación es criterio

7. EL DESEO SEXUAL Y SUS LENGUAJES


La incultura sentimental

La incapacidad para expresar sentimientos
La magia de lo efímero

8. EL DESEO EN EL MUNDO VIRTUAL


El síndrome del mando a distancia

El síndrome del exceso de información
Un mundo de héroes sin mensaje
9. LA PERSONA: SU CUERPO Y SUS MENSAJES

La anorexia-bulimia

El lenguaje del pensamiento
Las obsesiones estéticas

10. LAS ALTERACIONES DE LOS DESEOS AMOROSOS


Los amores eólicos

El síndrome del penúltimo tren
El síndrome amaro

11. LOS DESEOS SEXUALES DESORIENTADOS


Pornografía

La masturbación
La permanente invitación al sexo en los medios de comunicación

12. MEDIOS PARA EDUCAR EL DESEO


El valor de la educación

La personalidad madura
Los indicadores de la personalidad sana
Elogio de la sencillez y la armonía

13. Epílogo: La experiencia de la vida

Una selección gratuita de los mejores libros para todas aquellas personas que quieran ser libres y responsables. Libros que son el pan de cada día para un mundo más justo y solidario

PUEDES LEER Y DESCARGAR MAS DE 500 LIBROS GRATIS. EN PANTALLA APARECEN SÓLO LOS ÚLTIMOS LIBROS

LOS LIBROS ESTÁN EN FORMATO PDF. SI DESEAS CONVERTIRLOS A FORMATO EPUB PUEDES DESCARGARTE ESTA APLICACIÓN GRATUITA:



AVISO LEGAL: Los archivos de texto electrónico expuestos en esta página tienen por único objeto promover y difundir valores culturales y solidarios para la mayoría de la humanidad empobrecida. Millones de personas no podrían acceder de otra manera a este tesoro cultural que pertenece a toda la humanidad. Bajo ningún concepto persiguen fines lucrativos. Solo se colocan enlaces para acceder de manera libre y gratuita a los libros que en distintos blog, web, sitios y lugares de Internet han sido subidos. Si algún autor o compositor, representante legal o sus derechos habientes considera que la exposición de algún material en particular afecta sus derechos de autor, rogamos comunicárnoslo a fin de proceder a quitar el enlace.
Para más información escribe a freyalamillo@gmail.com

Páginas vistas en total